Descubre ¿por qué? no debes hacerte una ducha vaginal

Descubre ¿por qué? no debes hacerte una ducha vaginal

Descubre ¿por qué? no debes hacerte una ducha vaginal - sexologos online

Te hablo de salud: Descubre ¿por qué? no debes hacerte una ducha vaginal

Muchas mujeres piensan que haciendo una ducha vaginal tendrán mejor salud. ¿Pero es esa la realidad?

Hoy me gustaría hablarte de ello para que puedas saber con seguridad qué hacer para mejorar tu salud y no crear un daño para ti. ¿Comenzamos? 😉

Hay mujeres que piensan que haciendo una ducha vaginal tendrán una vagina más saludable, ¡pero es al contrario!

Una de estas manías proviene del hecho de pensar que el flujo no debe oler y que por lo tanto, una vagina no debe desprender ningún aroma.

¿Cuál es la verdad?

  • Una vagina sana sí tiene olor (como es natural) pero siempre será a un aroma parecido al yogur (que no está caducado). Fresco, suave y neutral. Algunas mujeres pueden tener un aroma más dulzón o menos… y otras (según su período hormonal)  pueden tener un olor más ácido. Incluso metálico, como a hierro. Es ¡totalmente natural! y no debes sentirte avergonzada por ello. Los aromas que no son normales, son los de olor a pescado pasado, a queso mohoso y en general moho. Cuando ocurre esto, en vez de hacer una ducha vaginal (no es por falta de limpieza… deberás ir al médico o ginecólogo, ya que podrías estar sufriendo candidiasis, gonorrea, vaginitis o alguna ETS.

¡Podrás comprender, por lo tanto, que una ducha vaginal no será el remedio!

Descubre ¿por qué? no debes hacerte una ducha vaginal

Descubre ¿por qué? no debes hacerte una ducha vaginal

Sé amiga de tu propio cuerpo y aprende a identificar cómo es una vagina sana de otra que no lo es. Acepta tu propio aroma, que es único para cada persona. Y despréndete de ideales incorrectos. El ser humano ¡nunca ha olido de por sí a perfume! Es correcto que comprendas tu propia naturaleza.

Comprende que la vagina se limpia por sí misma, con el flujo vaginal. ¡Es su propio sistema de limpieza! Y que, por eso, no hace falta recurrir a las duchas vaginales.

Al contrario de lo que piensas, las duchas vaginales:

  • Pueden hacer que tu vagina se vuelva sensible a hongos, sufriendo candidiasis con mayor facilidad.
  • Pueden irritar tus paredes vaginales disminuyendo tu lubricación natural
  • Puede hacer que después la penetración se vuelva dolorosa, por esa misma irritación de las paredes vaginales.
  • Puede quemar incluso las mucosas de tus paredes vaginales (según lo que eches a las duchas vaginales)
  • Puede hacer que sea más difícil embarazarte, favoreciendo el embarazo ectópico o los abortos.

Entonces… ¿cuál es el método correcto para asearse los genitales femeninos?

En tu ducha diaria, aprovecha para lavarte la zona genital externa (vulva) con un jabón de Ph respetable y adecuado a tu piel. Lava, por fuera, al lado de tus labios vaginales. Y por fuera de los labios y en el clítoris. Nunca laves desde el ano a la vagina, ya que podrías arrastrar bacterias. Siempre házlo de delante hacia atrás.

Una vez hayas enjabonado todas esas zonas, limpia con agua, con cuidado de no introducir agua dentro de la vagina. (Házlo solo por fuera) El agua puede ser templada o caliente y mejor no fría para prevenir cistitis. ¡Sólo te faltará secarte bien!

 

Opt In Image
¿SIENTES QUE VUESTRA RELACIÓN SE ESTA DETERIORANDO?
Aprende Hoy, los Pasos con los que Ayudo a personas como tu a Recuperar su Matrimonio y conseguir ser una pareja compenetrada y Feliz

Tags

top